Las aves: Fuente de información para conservar otras especies

Las aves: Fuente de información para conservar otras especies

Desde el año 2002  en las cumbres del Volcán Mombacho, se monitorea  a las aves migratorias que durante los meses de septiembre y octubre llegan a Nicaragua procedentes del norte del continente,  huyendo de las duras condiciones del invierno en Estados Unidos y Canadá.  Estas  permanecen en tierras nicaragüenses  hasta marzo del siguiente año,  cuando inician su viaje de retorno, el que coincide  con el comienzo de la primavera.

José Manuel Zolotoff, director del programa de Investigación y Capacitación de la Fundación Cocibolca, dijo que los monitoreos son importantes porque sirven para  ampliar información sobre la avifauna del país y otras especies,  implementar planes de manejo en otras áreas protegidas, identificar sus rutas migratorias,  conocer sobre las aves residentes  y su estado de conservación, escribir reportes científicos,  proveer contenidos para el programa de Educación Ambiental con enfasis en aves que desarrolla la Fundación Cocibolca y comprobar la fidelidad de las especies a los sitios de invernación.  Al referirse a la “fidelidad” a los sitios de invernación explicó que es el número de veces que un ave migratoria regresa a un lugar,  “ si hay recapturas, nos  indica que el ecosistema se conserva, en caso contrario, es un indicador de que algo anda mal y puede ser a nivel del estado de conservación del ecosistema o  alteraciones producidas por las condiciones climáticas, por ejemplo, un huracán, atraso o adelanto del período invernal, pérdida de bosque, cambios en el uso del suelo, entre otros”, dijo Zolotoff.  Agregó que esa es parte de la importancia  de monitorear a las aves, por la gran cantidad de información que resulta de estudiarlas.


Especies Residentes

Asimismo, dijo que los resultados se comparten con  organizaciones nacionales e internacionales, algunas como el  IBP (Institute Bird Population), en Estados Unidos, que es un  centro que sistematiza estudios de distintas partes del mundo y que ofrece información sobre vulnerabilidad, amenazas, programas y acciones de manejo, entre otros,  los que son necesarios para garantizar la sobrevivencia de éstas.   También comentó que desde el programa de investigación han trabajado con universidades como la UNAN-Managua, y la Universidad Nacional Agraria y que a la fecha se han realizado unas 30 tesis  con  estos centros de estudio.

Por su parte, el biólogo Roger Mendieta,  dijo que  a las especies de avifauna se les conoce como indicadores de la salud de los ecosistemas porque a partir de  los  monitoreos y otras investigaciones que se realizan a nivel mundial, se ha logrado  conocer más sobre  el cambio climático y la contaminación, entre otros elementos que impactan a la biodiversidad.  Añadió que son aproximadamente 230 especies migratorias que vienen a Nicaragua y que algunas se quedan en la zona norte o el centro del país y otras utilizan distintas rutas a lo largo y ancho del territorio nicaragüense, para trasladarse hacia países como Colombia, Perú o Ecuador.

Mendieta explicó que para los monitoreos que se desarrollan durante dos días de cada mes en la Reserva Natural Volcán Mombacho, se colocan a 1,110 msmn  redes de niebla para capturarlas,  marcarlas o anillarlas, medirlas, pesarlas, y si hay recapturas  revisar el anillo que tienen  con la información de la primera vez que se capturó, entre otros datos que se pueden recopilar.  Posteriormente el ave es liberada, esperando poder recapturarla y comprobar su fidelidad en el siguiente año.  Mendieta dijo que hay resultados interesantes de las investigaciones con aves,  como por ejemplo, el colibrí Montañés Gorguipurpura (Lampornis calolaema),  cuyo límite norte de distribución son los bosques nubosos del Volcán Mombacho y  el Volcán Maderas.

Zolotoff dijo que el volcán Mombacho ha sido una escuela de formación de investigadores y ornitólogos, ya que desde el año 1998, se creó una de las primeras  estaciones  de anillamiento de aves   en el país, la que  todavía se mantiene vigente y dijo que en el Mombacho hay la posibilidad de desarrollar   estudios sobre  distintas especies de flora y fauna, por lo que invitó a estudiantes,  organizaciones  ambientales y universidades  a participar en estos.

La migración  es uno de los grandes misterios de la naturaleza, es un ciclo que desde tiempos inmemoriales realizan las aves, que año con año retornan a los mismos lugares.  Este viaje que coincide con el cambio de estaciones tiene como propósito principal la sobrevivencia de las especies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *